julio 4, 2018

Mártires no ex alumnos

Davir Uribe Velasco, Santo

Davir Uribe Velasco, Santo

Presbítero y Mártir

Nació en Buenavista de Cuéllar el 29 de diciembre de 1888. A los 14 años de edad solicitó a sus padres permiso para ingresar al seminario. Durante sus estudios mostró una conducta excelente y una impresionante piedad. Destacó por su inteligencia y dedicación al estudio. Estudiaba en el seminario de Chilapa el tercer año de teología cuando el obispo de Tabasco solicitó que trabajase junto a él. En 1913 una vez ordenado sacerdote partió con el obispo rumbo a Tabasco.

Al año siguiente se inició en el estado una verdadera persecución a la Iglesia que el obispo y el P. Daniel tuvieron que ocultarse, huyendo a la ciudad de Veracruz. El P. Daniel regresó a Chilapa, y luego se dirigió a las costas de Guerrero, pero la situación era tan difícil que al poco tiempo lo obligaron a regresar. En el trayecto lo apresaron y condenaron a muerte por ser sacerdote. Sin embargo los fieles consiguieron el indulto y continuó trabajando en la diócesis.

Al poco tiempo tuvo que abandonar su parroquia y refugiarse en México, de regreso a Iguala fue reconocido y apresado y llevado en tren a Cuernavaca. La noche del 11 de abril de 1927 lo sacaron de su celda y lo asesinaron por la espalda. Sus restos se veneran en la parroquia de su pueblo natal.
Fue beatificado el 22 de noviembre de 1992 y canonizado por el Papa Juan Pablo II el 21 de mayo del 2000.

Margarito Flores Garcia, Santo

Margarito Flores Garcia, Santo

Presbítero y Mártir

Nació en Taxco, Gro. (Diócesis de Chilapa), el 22 de febrero del 1899. Sus padres fueron Germán Flores y Mercedes García. Su padre se dedicaba a los oficios de talabartero y peluquero. Desde adolescente, Margarito quería ser sacerdote.  Era un muchacho piadoso, vivía abierto a la gracia de Dios, visitaba diariamente al Santísimo Sacramento y allí se quedaba un largo tiempo en oración. Ello no le impedía el cumplimiento de su trabajo. Tal vez la falta de una adecuada y suficiente alimentación, la dureza del trabajo, la misma edad evolutiva, lo llevaron a tener una grave y penosa enfermedad. Al parecer fue una fuerte pulmonía. En estado de convalecencia. Fue ordenado sacerdote el 5 de abril de 1924 en la capilla del seminario de Chilapa. El 20 de abril celebró su primera misa en la misma parroquia donde había recibido el bautismo, Santa Frisca y  San Sebastián, de Taxco, Gro., con inmenso regocijo de toda su gente.

Luego lo enviaron como maestro del seminario de Chilapa. Tiempo después fue nombrado vicario de la parroquia de Chilpancingo. Era un sacerdote amable, sencillo, serio, ateto con todos, siempre dispuesto a servir. Era pobre y sacrificado al máximo. Todo su ardor a la fe católica lo demostraba en su ardiente dedicación al apostolado, en el combate de las sectas que entonces comenzaban a propagarse, y en la defensa de la fe tan perseguida por el gobierno de entonces. Se encontraba fuera de  la Diócesis a causa de la persecución, cuando supo de la muerte heroica del Sr. Cura David Uribe, exclamó: «Me hierve el alma, yo también me voy a dar la vida por Cristo; voy a pedir permiso al Superior y también voy a emprender el vuelo al martirio». En octubre de 1927, un día antes de salir con destino a Chilapa, lo dedicó a ofrecer su vida y su sangre en una misa celebrada por la salvación de México. Llegó a Chilapa, ahí sus superiores le pidieron que se hiciera cargo de la parroquia de Atenango del Río. A su paso por Tulimán se hospedó con una familia originaria de Chilapa. En el pueblo se encontró con el comisario municipal que lo trató bien, y hasta le dio un guía para que lo acompañara. Prosiguió su camino y lo detuvieron junto con el joven que lo acompañaba. Lo llevaron atado, caminando descalzo toda la noche hasta Tulimán, ante el general Manzo. En Tulimán detuvieron al comisario quien confesó la inocencia del guía. El comisario quedó formalmente arrestado por haber ayudado al sacerdote.

El 12 de noviembre de 1927, un poco antes de la once de la mañana, el capitán ordenó a un teniente que a las once en punto le diera el gusto de oír la descarga de la ejecución. El teniente fue al lugar en donde se encontraba el padre para conducirlo al sitio señalado para fusilarlo. A su paso, en el trayecto de un corredor, estaba el comisario. Con breves palabras el padre lo alentó diciendo: Usted va a morir dentro de unas horas; lo espero ante la presencia de Dios.

Ya cerca, el militar le dijo que eligiera el sitio preciso para morir. Con toda serenidad caminó hacia la esquina posterior del templo, solicitando le permitiera unos momentos para elevar sus últimas plegarias al Todopoderoso. Le fueron concedidas. Uno de los soldados se acercó a él y le dijo que si lo perdonaba, a lo que el padre contestó profundamente conmovido: “No solamente te perdono, también te bendigo”. Unos cristianos del lugar habían ofrecido pagar por su libertad, pero fueron rechazados.

El P. Margarito se hincó de rodillas y rezó antes de ser fusilado. Luego se levantó y dijo que estaba listo. La descarga le destrozó la cabeza.

Después fusilaron al comisario en Tepetlapa, Guerrero, por proteger a un sacerdote. Los restos del Santo Mártir permanecen en la capilla de Nuestro Señor de Ojeda, en Taxco, Guerrero.

Bernabe de Jesús Mendez Montoya, Santo

Bernabe de Jesús Mendez Montoya, Santo

Presbítero y Mártir

Nació en Tarímbaro el 10 de junio de 1880. Ingresó al seminario de Michoacán a los 14 años. Recibió la ordenación sacerdotal en 1906 y ejerció su ministerio en diversas parroquias. Fue un sacerdote dedicado a los fieles, asiduo en el confesionario, en la atención inmediata a los enfermos y en atender a las asociaciones parroquiales.

Agotados los recursos legales para derogar la “ley calles” comenzó la lucha armada. Algunos vecinos de Valtierrilla quisieron sumarse a los cristeros, pero fueron delatados y se sofocó el levantamiento en el que el P. Méndez no había tenido participación alguna. En 1928, al entrar los federales al pueblo, el P. Méndez, que acababa de celebrar una misa, trató de esconderse y salió de la iglesia llevando el copón debajo de la tilma.

Los soldados lo vieron y lo registraron, y al encontrar el copón lo reconocieron y lo tomaron prisionero. Logró consumir las hostias consagradas. La tropa lo llevó cerca de la plaza; lo sentaron en un tronco y comenzaron a dispararle, aunque ningún disparo hizo blanco. Entonces el oficial lo puso de pie, lo registraron de nuevo quitándole su crucifijo y medallas, y le dispararon hasta que cayó muerto. Los soldados se llevaron el cuerpo y lo pusieron en la vía del tren para que fuera despedazado, pero las mujeres de los oficiales lo quitaron de allí y permitieron que fuera velado y sepultado en Cortázar.

Fue beatificado el 22 de noviembre de 1992 y fue canonizado el 21 de mayo del 2000.

Miguel de la Mora, Santo

Miguel de la Mora, Santo

Presbítero y Mártir

Nació en Tecalitlán el 19 de junio de 1874. Pasó su niñez ayudando a su padre y hermanos en las labores del campo hasta que descubrió su vocación sacerdotal. Ingresó al seminario y fue ordenado sacerdote en el año 1906.

Desarrolló su ministerio sacerdotal en iglesias y localidades de la diócesis de Colima. Al iniciarse la persecución el P. De la Mora se ocultó en su casa, pero fue descubierto y tomado preso. Salió libre bajo fianza y abandonó la ciudad para ocultarse en el rancho del Tigre.

En 1927, al llegar a Cardona fue capturado y entregado a la jefatura de operaciones militares en Colima, donde se ordenó su ejecución. Lo llevaron a la caballeriza y ahí fue asesinado mientras rezaba el rosario.

Sus restos se veneran en la catedral de Colima. El P. Miguel fue el primer sacerdote de la diócesis de Colima que sufrió el martirio.

Fue beatificado el 22 de noviembre de 1992 y canonizado el 21 de mayo del 2000 por el Papa Juan Pablo II.

Pedro de Jesúus Maldonado, Santo

Pedro de Jesús Maldonado, Santo

Presbítero y Mártir

Nació en Sacramento el 8 de junio de 1892. Tenía 17 años cuando ingresó al seminario de Chihuahua. Por problemas en el seminario y la suspensión de las clases por el conflicto político de 1914, abandonó los estudios un corto tiempo y se dedicó a aprender música.

Fue ordenado sacerdote en el Paso, Texas, en 1918. Desde ese momento se dedicó con entusiasmo a la catequesis de niños, incrementó notablemente la adoración nocturna y las asociaciones marianas. Durante el recrudecimiento de la persecución en los años 30 el trabajo de los sacerdotes se hizo muy difícil y peligroso. En 1934 el P. Maldonado fue preso, maltratado y amenazado por la policía; fue desterrado a El Paso, Texas.

Pronto regresó e ejercer su ministerio en poblados y rancherías. El miércoles de ceniza de 1937, se presentó en su casa un grupo de hombres armados y ebrios, que iban a apresar al sacerdote. Lo obligaron a caminar descalzo delante de los caballos hasta Santa Isabel, donde lo metieron en la presidencia municipal. Ahí el presidente municipal y los caciques lo golpearon dejándolo inconsciente.

Más tarde fue llevado al hospital civil de Chihuahua donde murió en la madrugada del día 11 de febrero.

Fue beatificado el 22 de noviembre de 1992, siendo canonizado el 21 de mayo del 2000 por el Papa Juan Pablo II.

Luis Batis Sainz, Santo

Luis Batis Sainz, Santo

Presbítero y Mártir

Nació en San Miguel del Mezquital el 13 de setiembre de 1870. Ingresó al seminario de Durango a los 12 años, donde sobresalió por su inmensa piedad. Recibió la ordenación sacerdotal el 1ro. de enero de 1894.

Desde ese momento se desempeñó como Director espiritual del seminario y párroco de Chalchihuites hasta su muerte. Tuvo un gran celo pastoral y capacidad organizadora, con mucha dedicación impulsó la acción católica. Fundó un taller de obreros católicos, y una escuela para niños.

Cuidaba la enseñanza de la doctrina a los niños y personalmente enseñaba por la noche el catecismo a los adultos. Era un sacerdote lleno de fervor por la eucaristía y celebraba la misa con mucha reverencia. En una ocasión ante Jesús sacramentado dijo “Señor, quiero ser mártir; aunque indigno ministro tuyo, quiero derramar mi sangre, gota a gota, por causa de tu nombre”.

En 1926 luego de celebrarse una junta de la Liga Nacional para la defensa de la libertad religiosa antes del cierre de las iglesias, se denunció al sacerdote como complotista contra el gobierno, que preparaba un levantamiento armado para el 15 de agosto. El padre Batiz había dejado la parroquia desde el día de la clausura de los cultos y vivía en una casa particular. La noche del 14 de agosto llegó un pelotón de soldados, buscaron de inmediato al sacerdote, lo hallaron en su casa y lo tomaron preso con el fin de asesinarlo.

El pueblo reclamó la libertad del sacerdote, pero fue inútil. Las autoridades decidieron llevarlo a Zacatecas, en el trayecto lo bajaron de automóvil, y lo ejecutaron junto a tres jóvenes de la A.C.J.M.

Fue beatificado el 22 de noviembre de 1992 y canonizado el 21 de mayo del 2000.

MAteo Correa, Santo

Mateo Correa, Santo

Presbítero y Mártir

Nació en Tepechitlán el 22 de julio de 1866. Fue admitido en el seminario de Zacatecas, y por cuatro años fue el portero del plantel. Por su buena conducta y aplicación se le concedió una beca y así pudo ser admitido como alumno interno.

Fue ordenado sacerdote en 1893 y se desempeñó como capellán en diversas haciendas y parroquias. Fue nombrado párroco de Concepción del Oro donde mantuvo una estrecha amistad con la familia Pro Juárez; le dio la primera comunión al Beato Miguel Pro, y bautizó a Humberto Pro, su hermano y compañero.

Luego se desempeñó como párroco de Colotlán, al tiempo que estalló la Revolución Maderista de 1910. Fue perseguido por los revolucionarios y tuvo que refugiarse en León pero regresó al calmarse la revolución y siguió trabajando en diversas parroquias.

En 1926 llega como párroco a Valparaíso y poco después llegan también las fuerzas gobiernistas, al mando del general Ortiz. Las arbitrariedades de Ortiz causaron una revuelta en el pueblo y tuvo que huir, pero mandó que llevaran a Zacatecas al sacerdote y a los miembros de la A.C.J.M. El padre y los jóvenes fueron puestos en libertad, lo cual enfureció más a Ortiz.

En 1927 el sacerdote fue nuevamente arrestado, lo condujeron a Durango y lo encerraron en la jefatura militar. Días más tarde el general Ortiz mandó al Padre Correa a confesar a un grupo de personas que iban a ser fusiladas y después le exigió que le revelara las confesiones. Ante la rotunda negativa del sacerdote ordenó su ejecución. Hoy en día se veneran sus restos en la catedral de Durango.

Fue beatificado el 22 de noviembre de 1992 y canonizado por el Papa Juan Pablo II el 21 de mayo del 2000.

Manuel Morales, Santo

Manuel Morales, Santo

Mártir

Nació en Mesillas el 8 de febrero de 1898. Muy niño fue a radicar a Chalchihuites. Fue alumno del seminario de Durango, el mismo que abandonó para dedicarse a trabajar y mantener a su familia que era muy pobre. Luego de algunos años contrajo matrimonio y tuvo 3 hijos.

Fue secretario del círculo de obreros católicos “León XIII”, miembro de la A.C.J.M., y presidente de la Liga Nacional para la defensa de la libertad religiosa. En la primera reunión de la misma proclamó: “la liga será pacífica, sin mezcla alguna de asuntos políticos. Nuestro proyecto es suplicar al gobierno se digne ordenar la derogación de los artículos constitucionales que oprimen la libertad religiosa”. Cuando entraron los federales a Zacatecas tomaron preso al P. Batis, y Morales salió a reunir gente para gestionar su libertad, pero los soldados lo apresaron, y a golpes lo llevaron a la presidencia municipal, donde se reunió con el padre y otros 2 jóvenes que iban a ser asesinados.

En el trayecto a Zacatecas en el lugar llamado “Puerta de Santa Teresa” se detuvieron, los bajaron y les hicieron caminar un buen trecho. Les ofrecieron su libertad a cambio de reconocer las órdenes de Calles. El sacerdote trató de que dejaran libre a Manuel para que cuidara de su familia. Fueron asesinados el día de la Asunción de la Virgen, el 15 de agosto de 1926.

Fue beatificado el 22 de noviembre de 1992 y fue canonizado el 21 de mayo del 2000.

David Roldan Lara, Santo

David Roldan Lara, Santo

Mártir

Nació en Chalchihuites el 2 de marzo de 1907. Quedó huérfano de padre cuando sólo tenía un año de edad. Ingresó muy joven al seminario de Durango, pero tuvo que abandonarlo por las necesidades económicas de su familia. Se distinguió por ser un cristiano comprometido, pertenecía a la A.C.J.M. y en 1925 fue nombrado presidente de la misma.

Cuando se inició el conflicto religioso lo nombraron vicepresidente de la liga nacional para la defensa de la libertad religiosa, y trabajó con sus compañeros reuniendo firmas para pedir al gobierno la derogación de las leyes persecutorias. En 1926, denunciado el P. Batiz y sus colaboradores como incitadores del movimiento armado, David fue aprehendido en su casa por el general Ortiz. Fue reunido junto al P. Batiz y sus compañeros que ya estaban presos.

En vano se gestionó su libertad, aun ofreciendo una fuerte cantidad de dinero. Los condujeron a Zacatecas, en la carretera se detuvo el primer automóvil, y los jóvenes que venían en el segundo presenciaron la ejecución del sacerdote y de Manuel Corrales.

Luego a Salvador Lara y David Roldán los llevaron cerca del lugar de la ejecución anterior donde se encontraba el pelotón de fusilamiento que segó su vida al grito de “viva Cristo rey y la virgen de Guadalupe”.

Fue beatificado el 22 de noviembre de 1992 y canonizado por el Papa Juan Pablo II el 21 de mayo del 2000.

Salvador Lara Puente, Santo

Salvador Lara Puente, Santo

Mártir

Nació en el Súchil el 13 de agosto de 1905. Fue alumno del seminario de Durango, pero tuvo que abandonarlo por la difícil situación económica de su familia. Ayudaba mucho al párroco en su labor pastoral. Fue secretario de la liga nacional para la defensa de la libertad religiosa y presidente de la Acción Católica. Cuando tomaron preso al P. Batiz convocó a una reunión para ver cómo lo podían liberar.

Mientras la celebraban irrumpieron los soldados, y llamando a los sacerdotes Salvador Lara, Manuel Morales y David Roldán, los llevaron presos a la presidencia municipal, donde ya tenían al P. Batiz.

Luego los sacaron y en dos automóviles enrumbaron hacia Zacatecas. Pronto se detuvieron, los bajaron del coche y los ejecutaron. Frente al pelotón gritó: “Viva Cristo rey y la Virgen de Guadalupe”.

Fue beatificado el 22 de noviembre de 1992 y el Papa Juan Pablo II lo canonizó el 21 de mayo del 2000.