La tendencia del hombre al bien.

Lo que existe es la tendencia de la humanidad al bien, una tendencia que es por conveniencia y por necesidad. Y esa tendencia es en la búsqueda de la felicidad. Nadie busca amargarse, salvo los necios. Esos se amargan y nos amargan.
Hay quien habla continuamente de la maldad del hombre y como Dios puso leyes para evitar dicha maldad. Algunos nunca se darán cuenta de los talentos que Dios puso en la humanidad. De entre los muchos talentos, uno de ellos fue la libertad, y por ello no puso leyes, otro talento fue la búsqueda de la felicidad, que sin duda nos haría no ser conformistas con lo que ya tenemos, otro la inteligencia, para ayudarnos en nuestra búsqueda personal, otro bastante importante fue la empatía, que sería responsable de ayudarnos a colocarnos en la piel ajena, de identificarnos con el prójimo. Y seguro alguien sugiere algunos más, como podría ser el amor que es generador de vínculos de unión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *